El Control del Agua en los Sistemas de Calidad; Prevención de Legionelosis.

Hace unos días, se celebró en el Colegio Oficial de Veterinarios de Las Palmas, el curso “El control de legionelosis y el Agua en la industria alimentaria y hotelera”  con un plantel de ponentes de excepción, compuesto por: D. Andrés Mesa, D. Juan Ángel Ferrer (ambos miembros del equipo redactor de la Norma 100030:2017), D. Javier Reinares (Veterinario Jefe de Sección de Sanidad Ambiental ARESP-3 de la Comunidad de Madrid) y Dña. Milagros Sanz (Consultora canaria, experta en calidad de aguas). 

En dicho curso, los asistentes pudimos conocer de primera mano las impresiones de los ponentes en cuanto a los diferentes enfoques y aspectos que conciernen al Control del Agua y trasladar nuestras dudas e inquietudes. El conjunto de participantes lo componíamos técnicos y profesionales tanto del ámbito privado como público.

 

En este artículo, intentaré trasladar algunos aspectos que considero de utilidad, para aquellas organizaciones que han apostado por los sistemas de calidad certificada, en el desarrollo de su gestión.

 

El Control del Agua, desde los sistemas de calidad, es un aspecto que toma especial relevancia en aquellas organizaciones implicadas en: seguridad alimentaria, seguridad y salud en el trabajo y gestión medioambiental. Además, al tener un conjunto de requisitos legales de obligado cumplimiento, será de importancia en muchas organizaciones para su certificación en Gestión de la Calidad.

 

  

Podemos afirmar que para una correcta gestión en el control del agua y legionelosis, debemos tener como pilares a los tres grandes protagonistas:

 

Real Decreto 865/2003 (Criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis) 

 

Real Decreto 1027/2007 (Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios)

 

Norma UNE 100030: 2017. (Prevención y control de la proliferación y diseminación de la legionella en instalaciones)

 

Si bien es cierto que existen otros textos normativos y legales aplicables, esos tres elementos conforman la base de un sistema de gestión del agua y control de legionella.

Voy a centrarme en en la Norma UNE 100030:2017, publicada en abril de 2017, ya que tanto el RD 865/2003 de prevención de la legionelosis, como el 1027/2007 RITE, indican es sus textos el carácter “complementario” de esta norma UNE, que con toda certeza va a tener un gran impacto en los próximos años.

Norma UNE 100030:2017 – Aspectos a tener en cuenta en un sistema de Calidad

En la práctica, todas las empresas/organizaciones que están inmersas en un sistema de calidad o en fase de implantación para su certificación, ya tienen la instalación de agua diseñada y montada. Para el diseño y montaje, los requisitos de esta norma UNE vienen a ser un desarrollo del artículo 7 del Real Decreto 865/2003, relativo a las medidas preventivas específicas de las instalaciones como bien nos señaló D. Javier Reinares.

Es en la fase de explotación, es donde vamos a tener que poner nuestra atención en la Norma. Nuestra instalación de agua puede que lleve mucho tiempo montada y funcionando ¿cumplimos los requisitos o vamos a tener problemas con la certificación?

Esta Norma, nos define (por fin) los elementos que debe incluir el Plan de Prevención y Control de Legionella (PPCL):

     Diagnóstico inicial

     Programa de Ejecución

     Evaluación periódica

     Auditoría externa (si procede)

Todos estos apartados deberán de quedar documentados y registrados en el sistema. El diagnóstico inicial deberá ser realizado por el responsable técnico y su contenido viene definido en la Norma. El programa de actuación estará compuesto por la designación de responsabilidades en materia de control de agua dentro de la organización y el conjunto de programas para su gestión. La evaluación periódica deberá ser ejecutada mediante auditorías internas, herramienta para la verificación del plan de prevención y control de la legionelosis.

Son también de especial atención los anexos de la Norma que vienen a aclarar temas que han sido de amplio debate durante las auditorías de certificación de las diferentes normas afectadas, destacamos los siguientes:

·             Anexo A: Detalla los equipos de protección individual que se recomiendan en función de las tareas que realicen los trabajadores. 

·            Anexo E: ¿Qué hago ante resultados analíticos positivos? Aquí tenemos la respuesta ya que el RD solo describía los criterios de actuación en torres de refrigeración, sin mencionar el resto de instalaciones.

En conclusión, debemos hacer un repaso a nuestro sistema de gestión de agua y control de legionelosis y comprobar que reúne los requisitos. Una buena gestión del agua, incidirá directamente en la protección de nuestros usuarios, consumidores y clientes, en los trabajadores de nuestra organización y en nuestro Sistema de Gestión de la Calidad dando seguridad a la ahora de afrontar una auditoría externa.

          Héctor Torres Rodríguez

          Auditor, Consultor, Veterinario del equipo de Luaces Consiltores

 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información.